BIZITZA BETEA: Bases del Plan Integral y Marco del Plan de Formación para el Desarrollo de la Vida Plena de las Personas Mayores

El enorme cambio producido en la realidad del envejecimiento, debido a las grandes transformaciones sanitarias y sociales y sus efectos consecuentes, nos obliga a realizar un nuevo análisis de situación que nos ayude a reorganizar tanto desde una perspectiva actual como prospectiva el ciclo vital de las personas mayores.
La conquista social que implica el haber alcanzado una expectativa de vida cada vez mayor, ha de venir acompañada de una reflexión y trabajo de construcción conjunto tanto desde los poderes públicos como desde la ciudadanía, que permita afrontar con éxito, la innegable “revolución de la longevidad”. Se trata de lograr no solo añadir más años a la vida sino de dar vida y sentido a los años.

Este proyecto, que surge a partir de una propuesta inicial de Helduak Adi!, se ha ido perfilando conjuntamente con el Departamento de Empleo y Políticas Sociales del Gobierno Vasco, sobre las siguientes premisas:
• La vida plena de las personas mayores, más allá del envejecimiento activo, como aspiración a la base y fin último de la acción organizada de las propias personas mayores y de las políticas públicas, así como de otros sectores o agentes sociales.
• La necesidad de enriquecer la “Estrategia Vasca de Envejecimiento Activo 2015-2020” (EVEA), así como el documento complementario de “Estrategia Vasca de Gobernanza con las Personas Mayores 2019-2022” y “Euskadi Lagunkoia. Sustraietatik (2014), dando los primeros pasos hacia un plan o estrategia integral, que incida tanto sobre las capacidades de las propias personas mayores, como sobre los determinantes sociales que condicionan una vida plena.
• La necesidad de impulsar un plan de formación de las personas mayores para una vida plena coherente con las bases de un futuro plan integral. Y, por tanto, conectado con el conjunto de las necesidades humanas (vida plena), del modo en que se plantean en esta fase del ciclo vital (en torno a la edad ordinaria de jubilación), y orientado a fortalecer las capacidades (competencias) de las personas mayores para perseguir su desarrollo personal y colectivo.
• La importancia de impulsar el desarrollo personal y, también, como una expresión del mismo, su dimensión social. Y, por tanto, la conexión de la formación con la vida y la acción colectiva para la mejora de las condiciones de vida de las personas mayores y de otras personas, con una perspectiva de solidaridad intergeneracional.

Acceder aquí al documento BIZITZA BETEA completo